Make your own free website on Tripod.com
 

Documento también disponible en:
http://www.fundaciongsr.es/documentos/manifiestos/mani49.htm
 

Manifiesto de la UNESCO sobre la Biblioteca Pública. 1949
 
 

La biblioteca pública, fuerza viva al servicio de la educación popular

La Unesco y las bibliotecas públicas

La Unesco –Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura– ha nacido de la voluntad de cuarenta y seis países. Su objetivo es servir a la paz, así como al progreso social y espiritual, actuando para ello en el espíritu de los hombres. La fuerza creativa de la Unesco es la del saber y del espíritu internacional.

El presente Manifiesto, al describir el papel que puede estar llamada a jugar la BP, proclama la confianza que la Unesco pone en ella, en tanto que fuerza viva al servicio de la educación popular y del desarrollo, de la comprensión internacional y, en consecuencia, de la paz.

La biblioteca pública

La biblioteca pública como institución democrática de enseñanza

Nacida de la democracia moderna, la BP ilustra la fe de la democracia en la educación en todas las edades de la vida.

Aunque esencialmente destinada a asegurar la educación de los adultos, la BP debe igualmente completar la labor de la escuela desarrollando el gusto por la lectura entre los niños y los jóvenes, para hacer adultos capaces de apreciar los libros y sacar provecho de ellos.

Institución democrática administrada por el pueblo y para el pueblo, la BP debe:

– constituirse y funcionar en virtud de textos legislativos precisos

– estar financiada en su totalidad o en su mayor parte por el tesoro público

– ser gratuita y estar abierta por igual a todos los miembros de la comunidad, cualesquiera que sean su oficio, religión, clase o raza.

Lo que debe ofrecer la biblioteca pública

En una BP se debe poder encontrar todos los instrumentos de difusión de las ideas: libros, folletos, revistas, diarios, mapas, grabados, películas, partituras musicales y discos, así como los consejos sobre la manera de utilizarlos.

La BP debe dar a los niños, jóvenes, hombres y mujeres la posibilidad y el deseo:

– de no cesar nunca en el aprendizaje

– de estar al corriente del progreso en todos los campos de saber

– de salvaguardar la libertad de expresión y mantener un espíritu crítico y construc-tivo en cuanto a los asuntos públicos

– de cumplir mejor sus deberes sociales y políticos con respecto a su país y al mundo

– de cumplir mejor sus tareas cotidianas

– de desarrollar sus facultades críticas y creativas en el dominio de la literatura y las artes

– de contribuir de manera general al progreso del saber

– de utilizar su tiempo libre de manera provechosa para sí mismos y para la sociedad 

La biblioteca pública como fuerza viva al servicio de la comunidad

La BP debe ser activa y constructiva en sus métodos y jugar un papel pleno de dinamismo en la vida de la comunidad.

No debe indicar a sus lectores lo que tienen que pensar, sino ayudarles a decidir qué pensar. Conviene atraer su atención sobre los problemas importantes, por medio de exposiciones, bibliografías, debates, conferencias, cursos o películas, así como orientando las lecturas de cada uno de ellos.

Hay que inducir al público a leer más y asegurar a la biblioteca una publicidad constante y metódica. 

La BP debe coordinar sus esfuerzos con los de otros orgnismos de educación, de cultura y de acción social: escuelas, universidades, museos, sindicatos obreros, clubes de estudios, grupos de educación de adultos, etc. Debe cooperar también con otras bibliotecas en lo que concierne al préstamo de publicaciones, y con las asociaciones de bibliotecarios para asegurar el progreso de las BP y de su personal.

Conviene facilitar el acceso a las publicaciones gracias al empleo de estanterías abiertas, de métodos técnicos y eficaces y poner los libros al alcance de los lectores en sus hogares y en su trabajo, por medio de filiales y servicios móviles.

La biblioteca pública como universidad popular

Gracias a un personal competente, dotado de imaginación e ingenio, con un presupuesto suficiente y el apoyo de la opinión pública, cada BP podrá convertirse en lo que debería ser: una universidad popular que ofrece a todos una educación liberal.

Los ciudadanos de una democracia deben estar en condiciones de instruirse constantemente. La complejidad y la inestabilidad de la vida moderna aumentan la urgencia de esta necesidad.

Lo que usted puede hacer

El presente manifiesto ha descrito el papel que puede jugar la BP en tanto que instrumento de educación popular. Bien entendido, es muy importante para cada uno de ustedes que estas posibilidades se desarrollen en su ciudad. ¿Qué puede usted hacer para contribuir a ello?

Si su población no posee una BP:

– Anime a sus amigos, a sus vecinos y a las organizaciones locales a solicitar su creación

– Infórmese en su Asociación nacional de bibliotecarios o en el Ministerio de Educación sobre los pasos a dar para obtener su creación

– Siga las indicaciones que se le hayan facilitado

Si su población posee ya una BP:

– Póngase en relación con el bibliotecario

– Infórmese sobre las posibilidades que esta biblioteca le ofrece

– Utilice esas posibilidades

– En colaboración con el bibliotecario, esfuércese por conseguir que su colectividad local apruebe y reclame unos servicios del tipo propuesto por el presente manifiesto.
 
 

Traducido del francés por Hilario Hernández

a partir de la publicación en el BBF, t. 40, nº 4, 1995, pág.12